Asamblea General 2016

La Junta Directiva y los socios de FUSAL aprobaron los resultados de la Memoria de Labores 2016, que recopila los logros de la Fundación a través de sus programas

Asamblea General 2016

El pasado 26 de abril, la Junta Directiva y los socios de FUSAL aprobaron los resultados de la Memoria de Labores 2016, que recopila los logros de la Fundación a través de sus programas Chance, Libras de Amor, Proyecto País, Residencial Libertad, Supérate ¡Fundación Poma! y ¡Sí Podemos!

Ricardo Poma, presidente de FUSAL, destacó que por tres décadas la Fundación ha sido "un camino para brindar igualdad de oportunidades a las familias salvadoreñas menos favorecidas, a través del diseño y ejecución de programas sociales con estrategias de impacto en las áreas de nutrición, salud, educación y construcción del tejido social".

FUSAL inició su trabajo en 1986 bajo el liderazgo de Luis Poma y un grupo de empresarios comprometidos, quienes fundaron el programa Chance con el propósito de fortalecer la capacidad de respuesta de hospitales y clínicas salvadoreñas luego del devastador terremoto del 10 de octubre. Desde entonces, la organización ha trabajado por contribuir al desarrollo humano de El Salvador como vía para superar la pobreza.

Durante la presentación de la Memoria de Labores, Celina Palomo, Directora ejecutiva de la Fundación, afirmó que "los modelos de intervención de FUSAL están centrados en la persona, promueven su transformación y se extienden hasta las familias y las comunidades para que los cambios alcanzados se instalen y perduren de generación en generación".

Palomo destacó el más reciente programa social de la Fundación: ¡Sí Podemos!, un espacio de televisión que aprovecha los aprendizajes construidos por FUSAL y las comunidades a lo largo de 30 años para ponerlos al servicio de todos los salvadoreños.

Por otro lado, la Directora Ejecutiva de FUSAL anunció que el programa Libras de Amor, que ha estado presente en 21 municipios, ampliará su trabajo en la zona occidental durante 2017 a tres comunidades más.

El presidente de FUSAL agradeció a los empresarios, aliados y amigos, así como a los equipos que acompañan a las comunidades en su transformación y a todos los salvadoreños que con su aporte han permitido desde el inicio la sostenibilidad de los programas.

Poma hizo un llamado dirigido a todos los sectores de la sociedad "para convertir la solidaridad en el hilo que nos une, para que cada uno asuma el rol que le corresponde en el desarrollo del país y nos dediquemos a lo más importante: nuestra gente".

Finalmente, el empresario enfatizó el compromiso de continuar ejecutando la agenda de transformación iniciada hace 30 años y recalcó la importancia de contar con un clima nacional de confianza y unas condiciones socioeconómicas, políticas y ambientales que potencien la creación del valor compartido que los empresarios están liderando en El Salvador.



FUSAL